Fuí a ver..."Por Amor a Sandro"





"Por Amor a Sandro" no es un recital, ni un típico homenaje. Es un musical que toma como disparador la historia de Alicia una de las "nenas" de Sandro.


Sus canciones más conocidas son la columna vertebral de la obra, y no sólo están para recrear las distintas épocas o situaciones en las que se ven inmersos los personajes, sino que también ayudan a expresar sus sentimientos. Es por esta razón, que veremos cómo una misma canción es interpretada por dos o tres personajes durante la misma escena.


Tanto Natalia Cociuffo como Christian Giménez, quienes llevan adelante la pareja protagónica, realizan un muy buen trabajo (a nivel vocal y actoral), y también cabe destacar la labor de Leo Bosio, quien interpreta a un imitar de Sandro, un tanto bizarro por cierto, aportándole una importante cuota de humor a la obra.


Pero lo que es realmente digno de destacar, es el excelente trabajo de Fernando Samartín, porque no imita a Sandro, sino que lo siente, lo vive, y logra desplegar su magia sobre el escenario con total naturalidad. Tanto es así, que en ciertos momentos, crea un clima muy similar al que se generaba en los recitales de El Gitano.


En cuanto a la escenografía, las luces y los efectos visuales, "Por Amor a Sandro" cuenta con una gran producción, y a lo largo de las dos horas y media que dura el musical, además de ver un gran trabajo escenográfico, podremos ver algunos videos y fragmentos de películas, que contribuyen a recrear cada uno de los distintos momentos que atraviesa la protagonista.



"Por Amor a Sandro" es un muy buen musical, lleno de vida, talento y recuerdos de uno de los íconos de la música en nuestro país, y definitivamente ninguna "nena" se lo puede perder.

Fuí a ver..."Excalibur, una leyenda musical"




Los musicales de la dupla Cibrián-Mahler son siempre una apuesta fuerte dentro de la cartelera porteña y "Excalibur, una leyenda musical" no es la excepción.


Como sucedió con "Drácula" (durante el 2011) frente a la dirección musical se encuentra el joven Damián Mahler, quien deja muy en claro que lleva la música en la sangre. Es un verdadero placer escuchar las distintas canciones y ver cómo disfruta dirigiendo en cada una de las funciones.

El trabajo de los protagonistas: Juan Rodó (Merlín), Emilio Yapor (Arturo), Candela Cibrián (Morgana) y Luna Pérez Lening (Guenevier) en general está muy bien, tanto en lo vocal como en lo interpretativo. Pero además, me parece importante destacar el gran trabajo que realiza Leonel Fransezze (Rey Algac), dueño de una voz maravillosa, quien a pesar de estar (relativamente) poco tiempo en el escenario, logra dejar su impronta. Seguramente dentro de poco podremos disfrutarlo en roles protagónicos.

Sin dudas, uno de los puntos fuertes de "Excalibur, una leyenda musical" es su imponente, lograda y diversa escenografía, y los atractivos efectos especiales con los que cuenta, que logran situar al espectador dentro de este fantástico mundo.



"Excalibur, una leyenda musical" es obra llena de magia, con una música maravillosa y con una entretenida e interesante historia para disfrutar en familia.